CCSS colectó los primeros plasmas de donantes recuperados de COVID-19

Escuchar esta noticia

SAN JOSÉ. Las primeras donaciones de plasma de donantes recuperados de COVID-19 se hicieron efectivas hoy en el Banco Nacional de Sangre de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), comunicó el presidente ejecutivo doctor Román Macaya Hayes

Con estas primeras captaciones de plasma convaleciente se iniciará el tratamiento a pacientes con COVID-19 hospitalizados en centros médicos de la CCSS, explicó el jerarca.

Macaya Hayes indicó que la CCSS dispone del «Lineamiento para la recolección y procesamiento de plasma convaleciente COVID-19», cuya elaboración estuvo a cargo de un equipo multidisciplinario integrado por profesionales de microbiología especialistas en banco de sangre, médicos, farmacéuticos y abogados de la institución.

Se contó con el apoyo de revisores especialistas de la CCSS, de la Universidad de Costa Rica y del Ministerio de Salud.

De igual manera destacó la participación al menos 18 microbiólogos de la CCSS especialistas de bancos de sangre que elaboraron el protocolo que sirvió de base.

Organización y proceso de recolección

El Banco Nacional de Sangre (BNS) centralizará el proceso de llamadas a las personas recuperadas de COVID-19 a partir de la lista proporcionada por el Centro de Desarrollo Estratégico e Información en Salud y Seguridad Social (Cendeisss), que actualmente cuenta con personal médico de familia que hace seguimiento de los pacientes ambulatorios COVID-19.

El BNS llama a cada persona para consultar si tiene interés de donar y en caso de una respuesta afirmativa, se le realiza una serie de preguntas que consideran criterios de inclusión y de exclusión para la donación, indicó Macaya Hayes.

Afirmó que la donación es un acto voluntario y el primer filtro que se aplica es el de la edad, “los donantes deben tener entre 18 y 65 años y una buena condición de salud”.

Si la persona cumple los criterios para donar, se le da una cita para que se presente a uno de los bancos de sangre designados, ya sea el BNS o en los hospitales San Juan de Dios (HSJD), México (HM) y Rafael Ángel Calderón Guardia (HCG), informó el jerarca. Más adelante se incorporarán otros centros para la recolección.

El presidente ejecutivo detalló que el procedimiento de recolección puede ser de dos formas. Una es mediante la extracción de sangre total; la segunda por plasmaféresis, la cual es la ideal porque se obtiene un mayor volumen de plasma, cercano al medio litro de plasma.

Para la donación de plasma por aféresis se requiere un acceso venoso adecuado (una buena vena) ya que consiste en extraer sangre, separar las células sanguíneas mediante un separador celular, retener el plasma y devolver los glóbulos rojos y plaquetas al donante por la misma vía. El proceso dura unos 45 minutos.

Como el plasma en su mayor parte es agua, la recuperación del donante es muy rápida y las donaciones pueden ser más frecuentes, siendo posible dos veces por semana y hasta un máximo de cuatro veces en un mes. A diferencia de la donación de sangre total que se realiza cada dos meses.

Una vez que se capta la sangre total o el plasma, el BNS procederá con las pruebas de laboratorio y la preparación de las unidades con su respectivo etiquetado, a fin de que estén listas para que los centros médicos que tengan pacientes COVID-19 hospitalizados hagan las solicitudes del plasma convaleciente para uso terapéutico.

Si las unidades son captadas en los bancos de sangre del HSJD, HM y HCG, los productos serán enviados al BNS para su procesamiento.

El doctor Macaya informó que en esta primera fase, la CCSS solamente suplirá de plasma a sus centros médicos. De igual forma se hará la valoración del efecto terapéutico del mismo en los pacientes.

Criterios de inclusión y exclusión

El doctor Sebastián Molina Ulloa, microbiólogo, especialista en inmunohematología del Banco Nacional de Sangre, explicó que si bien la persona puede estar dispuesta a donar, debe cumplir con varios criterios, además de la mayoría de edad.

Para ello se le aplica un cuestionario como se hace normalmente con todas las donaciones de sangre.

El principal criterio de inclusión es haber sido una persona previamente diagnosticada con el virus y en actual estado de recuperación, según los criterios y técnicas definidas por el Ministerio de Salud. Además, haber transcurrido al menos 14 días luego de la recuperación y completamente libre de síntomas.

Anticuerpos ayudan en recuperación de pacientes

El doctor Sebastián Molina explicó que los anticuerpos actúan como barrera contra el virus lo que ayuda al paciente a recuperarse. El funcionario denomina estos anticuerpos como “un escudo más”.

El especialista explicó que las inmunoglobulinas o anticuerpos son proteínas vitales que realizan una amplia variedad de funciones e influyen sobre el equilibrio del sistema inmunitario y se encuentran en el plasma de las personas.

En este caso, el plasma convaleciente se usará como tratamiento para aquellos pacientes COVID 19 que tengan una condición severa o critica, con menos de 14 días de estar internados y que cumplan los criterios para recibir el tratamiento.

Molina Ulloa detalló que cada paciente que lo requiera, recibirá una aplicación de plasma en dos dosis equivalentes a una bolsa de 200 mililitros cada una. Se hará mediante transfusión con una diferencia de tiempo de 24 horas entre cada dosis.

Añadió que los anticuerpos que puedan ser transfundidos a través del plasma, tendrán una permanencia temporal en los pacientes e irán disminuyendo conforme vayan actuando hasta desaparecer, motivo por el cual el plasma es un tratamiento y no una cura contra el virus

La transfusión del plasma, al igual que la de otros componentes de la sangre, presenta algunos riesgos, que aunque sean poco frecuentes se deben considerar, como las reacciones alérgicas de leves a graves entre otros.

Molina Ulloa expresó que una vez que se tenga suficiente captación de plasma convaleciente se podrá iniciar con las gestiones para coordinar con el Instituto Clodomiro Picado para el traslado del plasma y revisar los requerimientos de inicio del procesamiento para la obtención de anticuerpos.

En este sentido, según el microbiólogo, en caso de lograrse con éxito la obtención de los anticuerpos por parte del Instituto Clodomiro Picado y con las respectivas aprobaciones del Ministerio de Salud, se podría contar con un producto con algunas ventajas comparado con el plasma, como una mayor concentración de anticuerpos por dosis y menor volumen de aplicación; así como igual se deben valorar los riesgos como las reacciones alérgicas en algunas personas, derivadas de los componentes utilizados en la fabricación.